[ loading / cargando ]

Suscripción gratuita al Boletín

Buscar Noticias

Perú: "Las reformas que se vienen impartiendo a fin de alcanzar una mayor seguridad jurídica nos hacen un país más transparente"<br />
 


Perú ,   1 de julio de 2019

Perú: "Las reformas que se vienen impartiendo a fin de alcanzar una mayor seguridad jurídica nos hacen un país más transparente"
 

El Caso Odebrecht comenzó con la Operación Lava Jato, emprendida en marzo del 2014 por la Polícia Federal de Brasil. Al inicio de esta operación, no se podía sospechar que se acabaría convirtiendo en una de las mayores investigaciones de corrupción jamás vistos, implicando a políticos y funcionarios en 11 países repartidos por el mundo. La operación que empezó en una gasolinera en Brasilia donde se estaba blanqueando dinero acabaría salpicando a individuos en Colombia, Ecuador, Argentina, México, Angola, Panamá, Venezuela, Guatemala, Mozambique, República Dominicana y Perú.

La empresa constructora brasileña Odebrecht fue fundada en 1944 por el ingeniero Norberto Odebrecht, y creció hasta convertirse en la empresa de construcción más grande de Latinoamérica. Tras las investigaciones de la Operación Lava Jato revelando un entramado de sobornos a políticos y funcionarios para ganar concursos de obras públicas remontándose al menos 20 años, el CEO Marcelo Odebrecht y un número de ejecutivos fueron arrestados en 2015. En el 2016, éstos firmaron acuerdos con la Justicia brasileña, confesando su culpa y accediendo a colaborar en identificar a los receptores de los sobornos. El grupo Odebrecht también accedió a pagar 2.600 millones de dólares en multas a autoridades en Brasil, Suiza y Estados Unidos por haber pagado alrededor de 790 millones en sobornos. En marzo del 2016, Marcelo Odebrecht fue condenado a 19 años de cárcel, y en diciembre del 2017 salió de prisión para cumplir el resto de su condena (ahora rebajada a 10 años restantes) bajo arresto domiciliario tras un acuerdo de indulgencia con investigadores.

En la actualidad Odebrecht cuenta con unos 80.000 empleados, un número que ha bajado considerablemente de los 180.000 empleados de hace 5 años. El 17 de junio de este año, Odebrecht se declaró en bancarrota, queriendo reestructurar unos 13.000 millones de dólares en deuda.

Tras la publicación por parte del Departamento de Justicia americano de un documento titulado "Odebrecht y Braskem se declaran culpables y aceptan pagar por lo menos 3.500 millones de dólares en multas para resolver el caso de soborno extranjero más grande de la historia" el 21 de diciembre del 2016, el entonces Presidente de Perú Pedro Pablo Kuczynski y su Primer Ministro Fernando Zavala – del partido Peruanos por el Kambio - anunciaron que se investigaría a fondo el pago de sobornos en el país. Dos años y medio más tarde, se encuentran investigados casi 500 funcionarios, políticos y empresarios, además de 7 condenados, 44 en prisión preventiva y 150 con bienes embargados. Entre ellos, el propio ex Presidente Kuczynski se encuentra bajo arresto domiciliario de 36 meses por un supuesto lavado de activos mientras ejercía como Ministro de Toledo, cuando su empresa Westfield Capital recibió pagos por parte de Odebrecht.

Además de Kuczynski, se han visto supuestamente implicados otros tres ex Presidentes de Perú: Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala. El caso Odebrecht ha salpicado a todo el espectro político de Perú, sin discriminar por partido, supuestamente comprometiendo también a tres Presidentes regionales, la ex alcaldesa de Lima, varios ex ministros, congresistas, empresarios, la líder de Fuerza Popular Keiko Fujimori  y varios asesores (en el denominado Caso Cócteles), y dos dirigentes del Partido Popular Cristiano. 

Jaime Durand, socio de García Sayan Abogados, comenta, acerca de la lucha contra la corrupción en el país: "Evidentemente, los actos de corrupción de Odebrecht han tenido un impacto muy grande en el país, no solo porque reflejan toda una estructura diseñada para corromper, sino porque ha alcanzado a las más altas esferas políticas, incluyendo varios presidentes y funcionarios públicos. Si bien todo ello es lamentable e inevitablemente ha afectado la imagen del país, resulta importante resaltar que el Ministerio Público ha demostrado que existe independencia de poderes, pues ha investigado los diversos casos de corrupción a los más altos funcionarios y ya empezó a formular acusaciones. Estas investigaciones también comprenden a jueces y vocales del sistema de justicia."

En julio del 2018, un escándalo sacudió al Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) con la difusión de varios audios comprometedores, denominados los "CNM Audios". Estos audios involucraron a miembros del CNM, jueces de la Corte Suprema y de la Corte Superior de Justicia del Callao en casos de corrupción y tráfico de influencias. Entre las personas involucradas se encontraría el entonces Fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, que renunciaría al cargo en enero del 2019 tras el revuelo causado por su decisión de no ratificar a los fiscales Vela y Pérez encargados de la investigación de Odebrecht – decisión que luego rectificó tras una gran movilización nacional. Tras este escándalo, y a instancia del Presidente Martín Vizcarra, el CNM se disolvió y fue reemplazado por la Junta Nacional de Justicia.

Claudia Arce Huaco, de OMC Abogados & Consultores, explica qué han significado estos cambios en la justicia peruana: "En el Perú nos encontramos en un proceso de re-construcción nacional. La lucha contra la corrupción ha significado expurgar a todo el Poder Judicial, logrando por fin evitar injerencias políticas, sobornos dentro del mismo sistema y conseguir actuaciones imparciales y eficientes. Es así que se han empezado con reformas como la creación de la Junta Nacional de Justicia en sustitución del Consejo Nacional de la Magistratura, que era la institución dedicada a nombrar, ratificar y destituir a fiscales y jueces, al haberse visto envuelta en casos de corrupción. En esa línea, también se nos ha permitido reconocer a fiscales y jueces que han sabido cumplir con su rol, como lo son los encargados de llevar la investigación de Odebrecht. Todo ello es una clara manifestación de que en el Perú estamos aprendiendo a que la justicia debe y es, para todos por igual."

Mientras, Perú afronta de cara estos casos de corrupción, la economía presenta datos positivos. El Fondo Monetario Internacional proyectó en abril de este año que la economía peruana crecería en un 3,9% en el 2019.  Durand describe el impacto que ha tenido la situación actual sobre la economía: "Es innegable que todo ello afecta la imagen del país. Desde el punto de vista económico, los contratos de concesión han sido cuestionados en algunos casos, pues Odebrecht estuvo muy vinculados a ellos. Sin embargo, gracias a sus sólidos fundamentos económicos el país ha continuado creciendo, obviamente en menor medida a lo proyectado. Otro tema relevante es la obtención de permisos, pues en algunos casos se ha simplificado los trámites, pero en otros la rigurosidad y desconfianza de los funcionarios públicos ha crecido. Un aspecto negativo es la paralización de muchas obras de infraestructura que se encontraban en ejecución, estando pendiente buscar una forma que los procesos judiciales no paralicen las obras en marchas y que tanta falta hacen en especial en carreteras."

En cuanto a inversiones en Perú, el presidente del Banco Central de Reserva - Julio Velarde – anunció que la inversión privada crecería un 6,5% en el 2019 y estimó que sumaría a 42.400 millones de dólares este año.  Arce Huaco explica cómo ve el futuro de las inversiones en el país: "En su momento, nos hemos visto afectados de los efectos negativos en la inversión privada, como lo fue la paralización del sector de construcción. Afortunadamente, la actitud que tomó el país en general está consiguiendo nuevamente encausar los proyectos de inversión y permitirnos además, una expectativa alentadora con respecto a nueva inversión extranjera. Considero que las reformas que se vienen impartiendo en el país a fin de alcanzar una mayor seguridad jurídica nos hacen un país más transparente y por tanto también más seguro para invertir. " Asimismo, Durand opina que "La regulación en tema de inversiones no ha variado y la inversión económica sigue siendo bienvenida en el Perú."

Miguel Spivakovsky
Latin Counsel
 

Suscríbase a nuestro newsletter:

 

Nuestra presencia en redes sociales

  

  

  
 

  2018 - Todos los derechos reservados