[ loading / cargando ]

Suscripción gratuita al Boletín

Buscar Noticias

Las oportunidades se dan a quienes las buscan, a quienes se esfuerzan, sacrifican y trabajan


Ecuador ,   17 de marzo de 2020

Las oportunidades se dan a quienes las buscan, a quienes se esfuerzan, sacrifican y trabajan

Juan Felipe Bustamante Crespo forma parte de una extensa saga de abogados. Desde su posición de socio de Bustamante & Bustamante, está comprometido a ayudar a sus clientes a cumplir sus objetivos, a través de la gestión adecuada de riesgos y la adición de valor a su negocio para garantizar una ventaja competitiva en el mercado. Su principal objetivo es satisfacer cada necesidad de los clientes de la firma con profesionalismo y transparencia.

Bustamante Crespo ha dedicado unos minutos a LATIN COUNSEL y a sus lectores para hacer un pequeño repaso a su experiencia profesional.

Latin Counsel: Cuéntenos sobre su carrera profesional:

Juan Felipe Bustamante: Soy abogado, administrador y economista; formado en EEUU, Europa y Ecuador. Soy socio de Bustamante & Bustamante desde 2008. Actualmente, brindo asesoría legal principalmente en las áreas de derecho corporativo, financiero y transaccional. Gracias a la diversa formación académica que he recibido puedo brindar asesoría legal, a clientes nacionales y extranjeros, desde una perspectiva integral diferenciada, que involucra los ámbitos financiero, operativo y legal, y me permite comprender a cabalidad la problemática de los clientes.  No me considero un abogado meramente legalista, soy un abogado con mente de empresario y busco que mis clientes encuentren soluciones efectivas y prácticas para operar sus negocios de forma estable y certera.

LC: ¿Cuáles han sido los mayores retos que ha enfrentado como abogado desde que inició su carrera?

JF: Uno de mis mayores retos ha sido profundizar en mi vocación de servicio sin esperar reconocimiento a cambio. Ser abogado significa interponer los intereses y conveniencia del cliente por sobre tus propios intereses; cuando muchas veces ese sacrificio no es reconocido como uno esperaría. Ser abogado exige entrega total: trabajo intenso, disponibilidad a cualquier hora y apertura para solucionar cualquier inconveniente. La gran mayoría de veces el cliente no reconoce el sacrificio que no se ve: la reunión familiar que uno no acude por atender un caso; las horas que uno deja de dormir por revisar documentos; los compromisos sociales que dejamos de lado por analizar estrategias y muchos otros ejemplos; pero nuestra verdadera recompensa es la mera satisfacción de un cliente que pudo solucionar su problema o sacar en marcha su proyecto.  

LC: ¿Cuáles han sido las experiencias más motivadoras de tu carrera?

JF: Las experiencias más motivadoras han sido poder palpar los frutos de nuestro trabajo; poder ver cómo aquel cliente que en un inicio venía temeroso y preguntaba cuál es la mejor forma de invertir en Ecuador; ahora tiene su negocio en marcha y es fuente de trabajo para los ecuatorianos; o ver cómo crecen y se desarrollan los emprendimientos que asesoramos y se abren puertas para nuevos emprendedores; observar cómo el trabajo individual, el trabajo en equipo y el trabajo de la firma se traduce en crecimiento económico para el país y sentir esa satisfacción de formar parte del cambio.   

LC: ¿Qué consejo les darías a las futuras generaciones que están iniciando en el campo del derecho?

JF: A las futuras generaciones les diría que las oportunidades definitivamente se dan a quienes las buscan; a quienes se esfuerzan, sacrifican y trabajan, no por recibir exclusivamente un honorario, sino por brindar el mejor servicio al cliente; aunque muchas veces esto implique hacer mucho más de lo requerido. El camino a las oportunidades no tiene atajos, y se traduce en aprender a servir sin límites.  

 

Suscríbase a nuestro newsletter:

 

Nuestra presencia en redes sociales

  

  

  

  
 

  2018 - Todos los derechos reservados