[ loading / cargando ]

Suscripción gratuita al Boletín

Buscar Noticias

"Me motiva entrenar a los jóvenes abogados y ver su desarrollo como personas y abogados"

Carlos Martínez

"Me motiva entrenar a los jóvenes abogados y ver su desarrollo como personas y abogados"

Carlos Martínez lleva ya más de 20 años liderando la práctica latinoamericana en Proskauer Rose, en donde ha aportado una experiencia dilatada en el ámbito del derecho. En estos tiempos convulsos, Martínez ha dedicado parte de su tiempo en charlar con LATIN COUNSEL sobre su trayectoria y sus logros.

Latin Counsel: Cuéntenos sobre su carrera profesional
 
Carlos Martínez: Me gradué de la Facultad de Derecho de Harvard en 1987.  Ingresé al Departamento de Banking de Milbank Tweed, donde estuve tres años, trabajando tanto con América Latina como en transacciones domésticas.  En 1990, pasé a trabajar en Fox & Horan, una firma 100% concentrada en trabajo cross-border, que es lo que más me interesaba.  Siento que allí me convertí en un abogado realmente.  Por el tamaño de la firma, que era pequeña y generalista, muchas veces tenía que resolver por las mías, yendo a los libros y a los precedentes, ya que no contaba con la plataforma de un biglaw, con su database de conocimiento, experiencia y modelos.  Esto me obligó a esforzarme y terminó dándome la confianza de saber que podía resolver cualquier situación.  En 1994, con el boom de América Latina, pasé a trabajar a Rogers & Wells (luego adquirido por Clifford Chance), que era una firma líder en América Latina en esa época.  Allí me enfoqué casi exclusivamente en mercados de capitales durante seis años, representando tanto a bancos como a emisores de primera línea.  En 2000 se abrió la oportunidad de fundar una práctica latinoamericana en Proskauer Rose, una firma muy reconocida en EEUU pero en ese momento con muy poca presencia en América Latina.  Me encantó el desafío y hoy, veinte años después, tenemos un equipo sumamente reconocido en la región cubriendo prácticamente todas las áreas de especialización y con la capacidad y cintura para hacer transacciones y manejar casos de muy gran tamaño y complejidad, como temas de menor envergadura donde la eficiencia es fundamental.
 
LC:  ¿Cuáles han sido los mayores retos que ha enfrentado como abogado desde que inició su carrera?
 
CM: Un reto que he enfrentado más de una vez pero que al mismo tiempo disfruto es el aprender una nueva área de derecho y practica.  Como dice un colega mío en Proskauer, es increíble que nos paguen por aprender.  Yo comencé en Milbank como abogado de banking, o sea finanzas, trabajando en prestamos bilaterales, onlendings y financiamiento de proyectos.  En Fox & Horan fui un generalista, con énfasis en finanzas pero también haciendo un poco de M&A, corporativo y hasta contencioso.  Luego en Rogers & Wells por seis años hice casi exclusivamente mercado de capitales (IPOs, emisiones de deuda, securitizaciones, project bonds, etc.), con un poco de M&A.  Finalmente en Proskauer en los últimos veinte años hago mucho M&A, mercado de capitales, reestructuraciones y créditos.  O sea, mi recorrido ha sido muy amplio y he descubierto que lo que aprendo en un área, me sirve para entender mejor otras áreas.  Todo esta interrelacionado.
 
LC:   ¿Cuáles han sido las experiencias más motivadoras de su carrera?
 
Una es el agradecimiento de los clientes por el trabajo hecho, que terminan desembocando en amistad y confianza. Por ejemplo, uno de mis clientes me ha pedido ser el administrador de sus bienes en caso de su deceso.  Esto me honra. 
 
También me motiva entrenar a los jóvenes abogados y ver su desarrollo como personas y abogados.  Mantengo contacto con un sinfín de ellos que han seguido sus carreras en empresas o fondos como abogados o como ejecutivos.  Me motiva mucho cuando alguno me dice que conmigo es con quien mas aprendieron.
 
LC:   ¿Qué consejos les daría a las futuras generaciones que están iniciando en el campo del derecho?
 
CM: El esfuerzo de capacitación se da por descontado.  Hay que hacerlo.   A los jóvenes abogados que son diversos, o mujeres o que representan la primera generación profesional de su familia les aconsejaría que no sean tímidos.  La timidez es una reacción común cuando uno entra a un ámbito nuevo donde la mayoría de la gente es de alguna manera diferente a uno.  En biglaw la timidez se interpreta como falta de motivación y la percepción de falta de motivación culmina en que ese abogado recibe menos y peor tipo de trabajo.   Tienen que pensar que ellos están donde están porque se lo han merecido, y es su derecho exigir que la firma en donde trabajan les den la oportunidad de ser exitosos y los expongan a trabajo y abogados de primer nivel.
 
Por ultimo, aconsejaría ser consciente de la necesidad de mantener el equilibrio necesario entre el trabajo, la salud, la familia y el vinculo social.  Cada uno es diferente y tiene diferentes necesidades, por lo que ese equilibrio varía según la persona.  La parte socio-emocional es tan importante como el conocimiento técnico.  Si no estamos satisfechos, se refleja tarde o temprano en la calidad del trabajo y en la interacción con nuestros colegas y clientes.  Además, y mas importante, la vida es demasiado corta como para estar infeliz.  Hay otros caminos y alternativas.
 

Suscríbase a nuestro newsletter:

 

Nuestra presencia en redes sociales

  

  

  

  
 

  2018 - Todos los derechos reservados