[ loading / cargando ]

Suscripción gratuita al Boletín

Buscar Noticias

"Hemos formado abogados de toda la región "

Carlos Taboada

"Hemos formado abogados de toda la región "

Con más de 20 años de experiencia en el ámbito legal, Carlos Taboada, Socio de Consortium Legal en Nicaragua, proviene de una familia de reconocidos abogados. Desde Nicaragua, en donde la pandemia está siendo especialmente dura, comparte con los lectores de Latin Counsel sus impresiones sobre la situación actual y nos da un breve repaso sobre su andadura profesional.

Latin Counsel: Cuéntenos sobre su carrera profesional

Carlos Taboada: Cursé la Licenciatura en Derecho en la Universidad Católica de Chile. Al concluir los estudios, me incorporé a Taboada & Asociados en Nicaragua, rotando por las áreas corporativas, bancaria y de propiedad intelectual. Luego de cursar un Master en Derecho Empresarial y un MBA, integré el equipo que trabajó en la unión de 5 firmas líderes en Centroamérica para formar Consortium Legal. Dirigí el equipo inmobiliario y desarrollé la práctica de Microfinanzas. A partir del año 2016 dirijo el equipo tributario. He sido profesor en la UCA, UAM e INIDEM Business Law School que fundé en Panamá en el 2010.   

LC:   ¿Cuáles han sido los mayores retos que ha enfrentado como abogado desde que inició su carrera?

CT:  Por un lado, trabajar en el sector legal en Nicaragua presenta desafíos en sí, por el grado de desarrollo de la institucionalidad, la condición del estado de derecho, el desarrollo de la profesión legal y las mismas condiciones económicas del país. Ello incide en la eficacia y rapidez de los procesos, claridad de las normas e interpretaciones legales, y eventualmente, en la facilidad o dificultad de obtener los resultados esperados. Por otro lado, si a ello se suma la crisis socio-política de Nicaragua en el 2018, trabajar con una visión de largo o mediano plazo, se hace difícil. 

LC:  ¿Cuáles han sido las experiencias más motivadoras de su carrera?

CT: Quisiera destacar tres aspectos. Al servir a los clientes, me motiva mucho ayudar a contribuir hacer realidad y acompañarles en sus proyectos y transacciones, especialmente cuando éstos constituyen fuentes de empleo y contribuyen al desarrollo de Nicaragua - país con un alto grado de pobreza. Recientemente apoyé a una Microfinanciera en la gestión de fondos europeos que serán canalizados a productores que no tienen acceso a financiamiento bancario. Como socio, contribuir al desarrollo profesional y personal de los miembros de nuestro equipo, también es de las experiencias que más me motivan. Finalmente, fundar INIDEM Business Law School como escuela internacional para abogados en América Latina, me llena de satisfacción. Hemos formado abogados de toda la región, reuniendo el talento de destacados profesores de más de 10 países, con el talento de abogados en América Latina, innovando la educación legal en la región. Antes de la pandemia, ya llevabamos 10 años organizando programas "blended", anticipándonos a lo que ahora - al menos por un tiempo - será la norma.  
 
LC: ¿Cómo está viviendo esta situación de confinamiento?

CT: A diferencia del resto de países en que Consortium Legal tienen oficinas, en Nicaragua el estado ha adoptado muy pocas medidas dejando a los particulares la responsabilidad de autocuidado. Dado que no se han adoptado medidas de cuarentena y cierre, las instituciones siguen funcionando, sin suspensión de plazos ni otro tipo de medidas adoptadas en otros países. Por ello, procuro trabajar lo más posible desde casa, pero ocasionalmente nos toca hacer gestiones ante las instituciones y en la oficina. La tecnología que ya veníamos utilizando en Consortium Legal ha facilitado mucho la transición. 
  
LC:  ¿Qué consejos les daría a las futuras generaciones que están iniciando en el campo del derecho?

CT: En primer lugar, recordar el rol que tenemos los abogados al servicio de la justicia y nuestros clientes. En esa línea, siempre aspirar y velar por dar lo mejor de sí para que contribuyamos en dónde estemos - como jueces, funcionarios públicos, o asesores legales privados, al bien común, y de aquellos que se encuentren con nosotros. Por otro lado, formarse bien y siempre estudiar para que nuestro consejo sea bien razonado, vigente y certero - el cliente lo apreciará. Una vez que los conocimientos jurídicos estén bien cimentados, buscar una formación holística, pues los problemas que anticipamos y resolvemos tienen que ver con situaciones muchas veces complejas, que requieren ser valoradas desde distintas perspectivas. Desarrollar habilidades profesionales, como la buena comunicación o capacidad de trabajo en equipo, será de suma utilidad. Finalmente, rechazar el conformismo y perseverar sabiendo que mientras haya tiempo, podremos ir mejorando un poco cada día.
 

Suscríbase a nuestro newsletter:

 

Nuestra presencia en redes sociales

  

  

  

  
 

  2018 - Todos los derechos reservados