[ loading / cargando ]

Suscripción gratuita al Boletín

Buscar Noticias

Honduras: Tres claves para una readecuación corporativa durante la pandemia del COVID-19<br />
 

María Alejandra Henriquez

Honduras: Tres claves para una readecuación corporativa durante la pandemia del COVID-19
 

Las empresas a nivel mundial están atravesando momentos difíciles a raíz de la repentina recesión económica generada por la pandemia actual, encontrando diversos escenarios desafortunados.
La emergencia ha dificultado la continuidad operativa de muchas empresas, afectando su liquidez. El virus ha expuesto vulnerabilidades profundas en la forma en que operan las compañías. Se han requerido medidas audaces, que incluso en tiempos normales pueden ser todo un desafío, pero la crisis ocasionada por el COVID-19 ha introducido complejidades ineludibles. En aras de ayudar a enfrentar los desafíos presentes y futuros con éxito, hemos detectado 3 elementos claves que deben tomarse en cuenta para que las empresas puedan adaptarse más rápido a las condiciones cambiantes del entorno y del mercado.
La incertidumbre económica permanece, por lo que lo más recomendable para una empresa es tomar decisiones ágiles para sobrellevar la crisis actual. Las compañías que tomen acciones inmediatas y acertadas estarán en mejor posición para estabilizar sus operaciones y operar de nuevo como ellas requieren.
 
1. Proactividad
Sabemos que existen compañías que cuentan con un plan de negocios para este año, y que en muchos casos éste no se podrá ejecutar. Lo que está ocurriendo en la economía es algo que ninguna empresa hubiera podido predecir. Muchos han definido el COVID-19 como force majeure, equiparando la pandemia y su impacto a una causa de fuerza mayor o un acontecimiento inevitable. En este sentido, en este momento es muy difícil saber cómo ni cuándo saldrán los mercados de la recesión.
Dicho lo anterior, es importante actuar de manera proactiva y eficaz de tal manera que se puedan enfrentar los desafíos y las dificultades que se presenten, aprovechar los recursos que se tienen a su alcance como optimizar el tiempo para realizar una labor, independientemente el día y la hora. Debemos ser creativos en estas circunstancias.
Algunos trastornos económicos pueden ser temporales, pero otros serán a largo plazo o, en el peor de los casos, permanentes. Ser proactivo y flexible le permitirá modificar los planes de negocios cuando sea necesario, y así no tener que comenzar de cero en caso de que surja una variable imprevista que deba considerarse. Esto significa que podría usar la desaceleración económica como una oportunidad para introducir cambios o desarrollar nuevas metas en su empresa u organización.
 
2. Comunicación e información transparente y precisa
La comunicación efectiva es un aspecto fundamental para poder actuar rápidamente y sin fricciones: se requiere del esfuerzo de todos para lograr una readecuación, tanto de parte de la empresa como en nuestro caso desde el involucramiento con una asesoría legal.
Las empresas en dificultades que buscan asistencia en diferentes aspectos legales están sujetas a pautas estrictas impuestas por entes reguladores con las que trabajan, variando según su ubicación en el país y su sector económico. Cumplir con estas pautas o regulaciones no es fácil. Sin embargo, la tecnología y las soluciones registrales que garantizan el cumplimiento de los reglamentos respectivos pueden aliviar un poco el retraso en algunas gestiones. La implementación de medios electrónicos es sin duda imprescindible. En este tipo de situaciones, lo mejor es mantener las relaciones de manera continua para promover el flujo responsable, exacto y útil de información a través de los medios nacionales, regionales y locales. Esta recomendación es también aplicable para las relaciones con los acreedores y entidades del sistema financiero.
 
3. Aceptación y resiliencia
Muchos de los problemas que acarreamos durante la crisis provienen de una falta de aceptación de que enfrentamos una pandemia que no se espera termine pronto. Lo ideal es encontrar la calma necesaria para poder mantenerse en el momento presente y poder atender los asuntos del día a día. Por ello es necesario desarrollar la resiliencia, es decir la capacidad para superar circunstancias difíciles de manera positiva. Es así como se debe reconstruir y reorganizar, y mostrarse abierto a lo que ofrece la vida, sin perder la identidad. La clave de ser resiliente es saber administrar los problemas que nos llegan en una manera productiva.
Cada empresa se encuentra en una posición única con respecto al capital disponible, el flujo de caja y la gestión de los ingresos perdidos. Por lo tanto, las empresas saldrán de esta situación con distintos niveles de estabilidad. Algunas sólo necesitarán un procedimiento sencillo, otras pasarán por procesos más complejos. Lamentablemente, algunas no podrán recuperarse. Desarrollar un plan de acción específico para su empresa y sus necesidades lo preparará mejor para reanudar sus actividades con éxito después de la crisis. Concéntrese en su posición, fomente lo que genere valor, procure hacer eficientes los recursos y el potencial de su propia empresa, y recuerde contratar asesores profesionales que lo ayuden a diseñar un plan de negocios específico para los retos de su empresa.
 
María Alejandra Henriquez
Consortium
 

Suscríbase a nuestro newsletter:

 

Nuestra presencia en redes sociales

  

  

  

  
 

  2018 - Todos los derechos reservados