[ loading / cargando ]

Suscripción gratuita al Boletín

Buscar Noticias

"Algunos Registros de Propiedad Intelectual se han visto en la necesidad de implementar el servicio digital"<br />
 

Ana Catalina Monge

"Algunos Registros de Propiedad Intelectual se han visto en la necesidad de implementar el servicio digital"
 

Ana Catalina Monge, socia de MMonivation, posee una extensa experiencia de más de 15 años en el área de propiedad intelectual y es una experta en el tema de las Indicaciones Geográficas y Denominaciones de Origen. Monge ha hablado con LATIN COUNSEL sobre su visión acerca de la profesión legal en estos tiempos de Coronavirus.

Latin Counsel: ¿Cuál ha sido el impacto económico para las firmas legales a raíz del COVID-19?

Ana Catalina Monge : Enfrentar el Covid-19 ha sido un fenómeno totalmente impredecible, que ha puesto a prueba a las empresas a nivel mundial y las firmas legales no han sido la excepción. Se han planteado retos importantes en cuanto a la necesidad de desarrollar políticas para el manejo de situaciones difíciles y de fuerza mayor, cambios en la cultura organizacional y en la forma de cumplir con el trabajo diariamente. En muchos casos la imposibilidad material de poder cumplir de forma eficiente al cliente, por el cierre temporal de instituciones públicas, despachos judiciales, tramitología de documentos en el extranjero, limitación en la movilización y confinamiento, han traído como consecuencia una disminución y desaceleración en la cantidad de trabajo y por ende una menor facturación, retrasos en la cadena de pagos o del todo incapacidad de pago. 

Ante la crisis pandémica, se genera incertidumbre en las economías y esto hace que las prioridades de consumo cambien en las personas y en las empresas, lo cual genera también una disminución en la demanda de servicios legales que no sean absolutamente indispensables.

LC: ¿Como se ha visto afectada el área de práctica de propiedad intelectual y/o Registro sanitario?

ACM: Con el Covid-19, las distintas oficinas de Gobierno de Propiedad Intelectual y autoridades de salud han experimentado cierres temporales, disminución de su personal, incapacidades por salud y teletrabajo de los funcionarios. También oficinas gubernamentales relacionadas con la tramitación de los registros sanitarios se han visto afectadas con cierres, lo que ha impedido o retrasado de forma significativa la emisión de legalizaciones y apostillas de documentos para el extranjero o la emisión de certificados de buenas prácticas de manufactura y certificados de libre venta, afectando la importación de productos que requieren de esos permisos para su comercialización. Muchas oficinas de Registro en América Latina aún no reciben trámites en línea o de forma digital, por lo que, por períodos importantes de tiempo, se paralizaron todos los trámites de marcas, patentes de invención, derechos de autor y registros sanitarios. Los despachos judiciales también disminuyeron el trabajo o fueron cerrados temporalmente, lo que ocasionó un grave retraso en todos los procesos. Recientemente algunos Registros de Propiedad Intelectual se han visto en la necesidad de implementar el servicio digital y Costa Rica ha sido un ejemplo de ello, actualmente ya se pueden solicitar signos distintivos en línea; no así las patentes de invención, que han debido esperar a una etapa posterior. 

LC: ¿Qué oportunidades de crecimiento o de nuevo enfoque han tenido las prácticas de Propiedad intelectual y/o Registro sanitario durante esta pandemia?

ACM:  El nuevo enfoque para las prácticas de Propiedad Intelectual y en general para las firmas legales ha sido el de valorar el teletrabajo ya no como una excepción, sino como una posibilidad permanente, lo cual permite oportunidades de readecuaciones físicas de espacios; pero a la vez de inversión de recursos tecnológicos y herramientas digitales de trabajo para sus miembros. Las reuniones con el equipo de trabajo y con los clientes que antes se realizaban en forma presencial han ido migrando a la forma virtual. Las capacitaciones también han cambiado a la forma virtual en casi un 100%. Sin embargo, todos estos cambios, el estrés económico y el producido por el confinamiento, el temor por contraer el virus, el distanciamiento y la disminución del contacto físico, han tenido que ser tomados en cuenta para el cuidado sicológico y de bienestar emocional del equipo de trabajo. 

Las nuevas oportunidades de crecimiento que tienen las firmas de práctica de Propiedad Intelectual han sido la capacidad de reinventarse en su relación con el cliente, dándole una mejor experiencia y generando un vínculo más cercano y estrecho que genere total confiabilidad, satisfacción, dependencia y lealtad. La posibilidad de restructurar sus espacios físicos al ir abandonando los conceptos de grandes salas de reuniones y oficinas grandes y elegantes que generan costos muy altos y cargas financieras, cambiando a espacios estrictamente necesarios, permitiendo el teletrabajo e innovando en recursos tecnológicos que resulten en un manejo más eficiente de los servicios que se ofrecen a los clientes; así como la comunicación efectiva e inmediata entre los miembros de la firma. La tecnología es el nuevo aliado de los abogados de propiedad intelectual. El cambio de mentalidad de que las grandes ganancias podían ser fácilmente distribuidas para unos pocos miembros de la organización, mientras que el resto trabajaba por un horario y un ingreso fijo menor; ahora por un concepto imprescindible de valorización del recurso humano y aliado, para el incentivo de un trabajo en equipo más horizontal, donde todos tengan la oportunidad de percibir mejores ingresos económicos, sin distinción de género, en relación con sus resultados y su aporte. El asesoramiento en nuevas y novedosas formas de protección de los derechos de propiedad intelectual (marcas no tradicionales, invenciones, diseños de páginas web, música, software), en tiempos de mayor desarrollo del comercio electrónico, donde los productos y servicios que se comercializan están protegidos o deben estar protegidos por la propiedad intelectual. Sin duda las firmas de propiedad intelectual que tendrán la oportunidad de crecer serán aquellas que visualicen la crisis como una oportunidad de innovarse.  

LC: ¿Qué estrategias están adoptando las firmas legales ante los efectos del COVID-19? 

ACM: El efecto del Covid-19 está haciendo que las firmas legales, incluyendo las especializadas en Propiedad Intelectual adopten medidas relativas a la forma de trabajar, con tendencia cada vez mayor al teletrabajo; a la revisión y optimización de sus gastos fijos, para determinar aquellos de los que se pueda prescindir; análisis del tamaño de la organización, tamaño del recurso físico (oficinas); nuevas formas de mantener contacto con sus clientes creando distintas estrategias de comunicación; nuevas estrategias de remuneración e incentivo para el personal, enfocándose más a los resultados, cambios y mejoras en las herramientas digitales, así como en la  creación de medidas de contingencia, para cubrir las funciones del personal, ante eventuales incapacidades o muerte por contagio del virus. 

 

Suscríbase a nuestro newsletter:

 

Nuestra presencia en redes sociales

  

  

  

  
 

  2018 - Todos los derechos reservados