[ loading / cargando ]

Suscripción gratuita al Boletín

Buscar Noticias

Turismo en América Latina y el Caribe: el gran afectado por la pandemia


   12 de agosto de 2020

Turismo en América Latina y el Caribe: el gran afectado por la pandemia

Desde abril de 2020, el turismo en la región se ha detenido temporalmente como resultado de la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19). Esta parálisis no solo ha afectado duramente a las economías y el empleo del Caribe, sino también a muchas comunidades locales de América Latina.

Un escenario del impacto muestra que la caída del turismo podría llevar a una disminución del crecimiento del PIB total en el Caribe y América Latina de 8 puntos porcentuales y 1 punto porcentual, respectivamente, mientras que el empleo total podría disminuir 9 puntos porcentuales en el Caribe y 2 puntos porcentuales en América Latina.

El papel clave del turismo en las exportaciones, el PIB y el empleo

La pandemia del coronavirus no solo ha causado un desastre humanitario, sino que también ha paralizado sectores clave como el turismo. Este sector fue uno de los primeros y más afectados de la economía. Según la Organización Mundial del Turismo (OMT, 2020), las llegadas de turistas internacionales pueden disminuir entre un 58% y un 78% en 2020. Este sector no solo es uno de los principales contribuyentes a las exportaciones, la economía y el empleo en el Caribe, sino también en muchas ciudades y comunidades locales de América Latina. El turismo es un generador clave de divisas, ingresos y empleo en toda la región.

En 2019, representó el 42% y el 10% de las exportaciones totales (bienes y servicios) en el Caribe y en América Latina, respectivamente. Su participación superó el 50% en algunos países del Caribe. La economía del turismo, que incluye tanto el turismo como todos los sectores que dependen de él, representó el 26% del PIB total en el Caribe y el 10% en América Latina. Dado que la economía del turismo es muy intensiva en mano de obra, representó el 35% del empleo en el Caribe y el 10% en América Latina. En el Caribe, el sector turístico depende casi totalmente de los visitantes extranjeros. En cambio, los visitantes nacionales representan casi tres cuartas partes del total en México, mientras que en algunos países de América del Sur (como la Argentina, el Brasil, Chile y el Perú) esta proporción es superior al 50%.

La drástica caída del turismo

La crisis actual del COVID-19 ha causado una importante caída en la actividad turística en todo el mundo, incluida la región de América Latina y el Caribe. Entre 2016 y principios de 2020, las llegadas de turistas internacionales crecieron a un ritmo de alrededor del 10% anual en México y las tres subregiones. Sin embargo, a medida que la pandemia llegó a la región y un número cada vez mayor de países cerró sus fronteras en marzo, estas llegadas disminuyeron más del 50% en marzo y cerca del 100% en abril en las tres subregiones y en México.

Los vuelos internacionales y nacionales también han disminuido a casi cero. Las salidas diarias de vuelos de los aeropuertos de las diferentes subregiones disminuyeron abruptamente durante la segunda quincena de marzo, al igual que las llegadas de vuelos. Desde abril, la mayoría de los demás vuelos han sido de carga o con fines humanitarios. Varias de las principales aerolíneas regionales (como Avianca, Caribbean Airlines, Copa, LATAM y LIAT) han buscado apoyo gubernamental ante la fuerte pérdida de ingresos o la quiebra.

En el sector turístico del Caribe, la industria de los cruceros se ha visto particularmente afectada. Entre 2010 y 2018, este sector creció en promedio un 8% anual. En 2019, el Caribe recibió el 38% del total mundial de pasajeros de cruceros y al 34% del despliegue total de cruceros. Sin embargo, a medida que la pandemia se extendió por todo el mundo, el número de pasajeros se redujo casi a cero a mediados de marzo de 2020 (Panetta, 2020).

Impactos sustanciales en las exportaciones, el PIB y el empleo

El impacto de la marcada disminución de las llegadas de turistas en las exportaciones, el PIB y el empleo depende en gran medida de la velocidad de la recuperación en el segundo semestre. Los viajes nacionales se reanudarán antes que el turismo internacional, ya que las restricciones a los primeros se levantarán antes. Las proyecciones de la futura actividad turística deben basarse en los flujos mensuales debido a los marcados movimientos estacionales. Se simulan tres escenarios debido al alto grado de incertidumbre. Como el distanciamiento físico será la norma, se espera que la actividad turística tenga una caída prevista de 50%, el 60% y el 70% en los escenarios pesimista, base y optimista, respectivamente.

Es probable que estas pronunciadas caídas en los ingresos del turismo tengan un impacto significativo en el crecimiento general del PIB. En cinco economías del Caribe, la crisis del turismo podría reducir el PIB en al menos 10 puntos porcentuales, mientras que en otras seis el PIB podría reducirse en más de 6 puntos porcentuales.

También se prevé que las crisis sanitaria y económica afecten negativamente al empleo en el sector del turismo, en particular si el regreso de los visitantes nacionales e internacionales es lento. Según el escenario base, que no tiene en cuenta las medidas de mitigación que están aplicando actualmente todos los Gobiernos de la región para proteger las empresas y los empleos, el empleo total podría reducirse 9 puntos porcentuales en el Caribe y 2 puntos porcentuales en América Latina. En el Caribe, Santa Lucía, las Bahamas, Antigua y Barbuda, Saint Kitts y Nevis y Granada pueden sufrir una pérdida total de empleo de 15 puntos porcentuales o más en el escenario pesimista. En América Latina, se espera que México sea el país que experimente la mayor caída en el empleo.

Fuente: Cepal

Suscríbase a nuestro newsletter:

 

Nuestra presencia en redes sociales

  

  

  

  
 

  2018 - Todos los derechos reservados