[ loading / cargando ]

Suscripción gratuita al Boletín

Buscar Noticias

CMF pone en consulta proyecto que modifica oferta privada y pública de valores con excepción<br />
 

Alessandri
Chile

CMF pone en consulta proyecto que modifica oferta privada y pública de valores con excepción
 

La NCG 336 desde el año 2012, ha sido utilizada por todos aquellos emisores e intermediarios de valores, nacionales o extranjeros, que han querido ofrecer privadamente valores en Chile, cumpliendo con los requisitos y condiciones en ella establecidos. Es la norma que en Chile establece lo que se conoce como Private Placement Rules. Por su parte, la NCG N° 345, emitida el año 2013, exime a una serie de ofertas públicas de valores de la obligación de inscripción, tanto del emisor como del valor ofrecido, en los registros que lleva la CMF.

Sin embargo, la NCG 336 tiene sus falencias, muchas de las cuales estarían siendo radicalmente, al menos en apariencia, resueltas en forma indirecta.

Estos ocho años de vigencia de la NCCG 336 han permitido a la CMF entender que debiera existir un mayor grado de flexibilidad in relación a ofertas que se hagan a inversionistas calificados.

Una de las falencias de la NCG 336 es el carácter excesivamente rígido de la declaración que debe ser incluida en todos los materiales de marketing del valor en cuestión. En efecto, aparte de que la declaración deba ser en idioma español (lo que no resulta adecuado en un prospecto en inglés), se requiere que se indique la fecha de comienzo de la oferta. Esto crea dificultades, especialmente en el caso de productos como fondos mutuos, cuyos prospectos tienen fechas que cambian en el tiempo y se refieren a distintas series de cuotas creadas en momentos distintos y cuyas ofertas han comenzado, por lo tanto, en fechas distintas.

Otra crítica que se le hace a la NCG 336 se refiere al uso los valores unitarios mínimos como parámetro para considerar una oferta como privada, en lugar de eximir de la obligación de inscripción a las ofertas en que se exijan valores mínimos de suscripción.

El uso de sitios web es otra materia que ha necesitado ser aclarada. En efecto, no es considerada oferta pública la que se haga por medio de sitios web de "acceso restringido". Lamentablemente la norma no aclara lo que se entiende por "acceso restringido". Si bien uno puede entender que este concepto incluye a los sitios a los que se deba acceder mediante una clave, no queda claro si también se considerarán tales los sitios a los que se vaya accediendo a través de ventanas que contengan ciertas declaraciones relativas a la calidad del inversionista. Esto último estaría más en línea con estándares internacionales.

Si bien la propuesta de normativa no soluciona estos temas en forma directa, y más bien deja casi intocada la NCG 336, en la práctica podría estarlo haciendo a través de la modificación (más bien reemplazo) de otra norma, la NCG 345, que se refiere a las ofertas que están exentas de inscripción.

La CMF propone introducir varios casos nuevos de ofertas exentas de inscripción, uno de los cuales se refiere a aquellas dirigidas a Inversionistas Calificados.

En relación a este caso, los únicos requisitos se refieren a informar "en toda comunicación y material físico o electrónico que se emplee para ofrecer los valores, que la oferta trata sobre valores no inscritos en los Registros que lleva la Comisión para el Mercado Financiero de Chile y que, por tanto, su emisor no está sometido a la fiscalización de ésta ni podrá hacerse oferta pública en Chile de esos valores"; y obtener una declaración del inversionista en el sentido de que es un Inversionista Calificado.

Sin embargo, la norma propuesta no clarifica bajo qué circunstancias se pueda hacer la oferta a las Inversionistas Calificados, ni tampoco aclara si se aplicarán los límites al número (250) de cierto tipo de Inversionista Calificado a los que se puede dirigir la oferta, tal como se exigen en la NCG 336.  En otras palabras, la norma propuesta oscurece la excepción que se pretende establecer al exigir específicamente que el emisor informe que no se podrá hacer oferta pública de los valores. ¿Esta exigencia significa que la oferta a estos inversionistas aún debe cumplir con todas los requisitos de la NCG 336, con todos los problemas aparejados a la interpretación de esta norma?

Otro asunto que sigue pendiente de dilucidar se refiere a cómo interactúan estas normas con la Circular 1046 que autoriza a los corredores de bolsas y agentes de valores la actividad de comisión para la adquisición de valores extranjeros. Esta norma es anticuada y entre sus defectos se encuentra la exigencia de que los emisores extranjeros sean fiscalizados por órganos de similar competencia a la CMF. Esto puede ser adecuado para compra de acciones de una sociedad listada en una bolsa extranjera, pero no resulta apropiado para la suscripción de cuotas de fondos de capital privado (private equity).

La segunda excepción de inscripción en los registros que lleva la CMF, se refiere a las ofertas en que el monto total a ser captado por el emisor en los doce meses siguientes a la primera oferta no supere el equivalente a 10.000 unidades de fomento (aproximadamente US$ 350,000).

Esta segunda excepción es un incentivo para el desarrollo de las medianas y pequeñas empresas, permitiendo que accedan a financiamiento sin pasar por los procesos de inscripción en la CMF que implican costos y cargas regulatorias que no tienen la capacidad de asumir. Esta excepción busca fomentar el surgimiento y crecimiento de plataformas de Crowdfunding, lo que está en plena concordancia con los proyectos Fintech en los que ha estado trabajando la CMF.

El proyecto estará en consulta hasta el 30 de octubre, dando una oportunidad al mercado de plantear sus inquietudes especialmente en lo que se refiere a la regulación de la oferta privada, pues la verificación de la calidad del Inversionista Calificado no es el único problema que muchos emisores y oferentes extranjeros enfrentan al tratar de ofrecer valores, por esta vía, en el mercado chileno.

Nicole Cartier, Felipe Cousiño
Alessandri

Suscríbase a nuestro newsletter:

 

Nuestra presencia en redes sociales

  

  

  

  
 

  2018 - Todos los derechos reservados