[ loading / cargando ]

Suscripción gratuita al Boletín

Buscar Noticias

"Nada volverá a ser como era antes de la pandemia"

Carlos E. Lombardi

"Nada volverá a ser como era antes de la pandemia"

Carlos E. Lombardi es uno de los socios fundadores y miembro del Comité Ejecutivo de Bruchou, Fernández Madero & Lombardi. Lombardi, quien posee una vasta experiencia en el ámbito jurídico, ha conversado con Latin Counsel acerca de su experiencia al frente del estudio.

Latin Counsel: Cuéntenos sobre su carrera profesional

Carlos Lombardi: Comencé a los 24 años como el primer abogado interno de Citibank Argentina. Tres años y medio después ingresé en el estudio Beccar Varela, uno de los más tradicionales del país, donde estuve otros 3 años y medio, en el banking team. Junto con un pequeño grupo de abogados de allí, a fines de 1989, formamos nuestro propio estudio, como una boutique de banking. El crecimiento fue vertiginoso. Hacia fines de los 90 ya éramos una firma full service y hoy, treinta años después, somos reconocidos como uno de los principales estudios jurídicos del país: "Bruchou, Fernández Madero & Lombardi" ("BRUCHOU"), con 31 socios y 18 áreas de práctica. Durante los últimos 12 años fui el Managing Partner del Estudio y en la actualidad sigo desempeñándome como miembro del comité ejecutivo de la firma.

LC: Cuáles han sido los mayores retos que ha enfrentado como abogado desde que inició su carrera?

CL: Haber sido co fundador del Estudio a los 31 años fue muy desafiante, en pleno proceso hiper inflacionario. Un gran reto fue también pasar de ser una boutique de banking y mercado de capitales a un estudio full service. En diciembre de 1994 se produjo el "efecto Tequila", que generó un cataclismo en el sector financiero de toda Latinoamérica. Teníamos una altísima concentración de clientes en el sector financiero y vimos y sufrimos en carne propia lo que podía significar una excesiva concentración en un sector. Decidimos empezar a diversificar nuestros servicios y crecer. Como crecer sin una clara estrategia hubiera sido un grave error fuimos a Harvard a aprender cómo lo hacían las principales firmas profesionales de entonces, a nivel mundial. Decidimos entonces transformar al Estudio en una institución, que sobreviva a sus fundadores y perdure sobre la base de sus valores, cuyo cumplimiento es exigido a todos por igual, en una estricta meritocracia. El último desafío, fue perfeccionar el sistema de gobierno de la firma y transformarlo en un sistema democrático que consagra el voto secreto e igualitario de cada socio y socia para la elección de sus autoridades, por un término de dos años, algo inédito en el país. Lo terminamos de implementar y poner en práctica en diciembre del 2017.

LC: ¿Cuáles han sido las experiencias más motivadoras de su carrera?

CL: Dejando de lado lo ya relatado, en el plano estrictamente profesional fueron muchos los deals que llevé a cabo, especialmente en el área de banking y M&As de ese sector, que me dejaron, mayormente, muchos y muy buenos recuerdos. Pero en materia de intensidad, exigencia y magnitud, ninguno se compara con  la "batalla por Telecom", entre 2007 y 2010, representando al Grupo Werthein. Sin duda fueron los 3 años más intensos y desafiantes de mi carrera y, seguramente también, de los de varios de mis socios y colegas, con los que formamos un gran equipo. Llegó un momento en que teníamos frente a nosotros, en una suerte de coalición, a casi todos los restantes principales estudios del país. Nunca lo olvidaremos.

LC: ¿Cómo está viviendo esta situación de confinamiento?

CL: Desde lo personal muy bien, a pesar de lo excesiva que es, desde mi punto de vista, la cuarentena decretada en nuestro país. Fue todo un acierto que el Estudio haya hecho una inversión tan estratégica y bien concebida en tecnología, en los años precedentes. Ello nos permitió pasar de la oficina al "home office" en un santiamén, situación que se sigue prolongando ya, a más de 7 meses de su inicio, casi sin el menor contratiempo para nuestros miembros y clientes. Sé que es un tema polémico, pero estoy convencido de que nada volverá a ser como era antes de la pandemia, en cuanto a la forma de trabajar e, incluso, de relacionarnos.

LC: ¿Qué consejos les daría a las futuras generaciones que están iniciando en el campo del derecho?

CL: Que descubran aquello que realmente les apasiona y le dediquen todo el tiempo y esfuerzo que les resulte posible, para ser cada día mejores profesionales, tratando a su vez de disfrutar cada momento. Pero que no se queden estáticos. Sigan en esa búsqueda y, de tanto en tanto, "reinvéntense", para poder seguir disfrutando cada día de su trabajo profesional.  Si lo hacen, no será necesario que persigan el "éxito". El mismo llegará, al igual que sus recompensas, tarde o temprano.

 

Suscríbase a nuestro newsletter:

 

Nuestra presencia en redes sociales

  

  

  

  
 

  2018 - Todos los derechos reservados