viernes, 11 de julio 2014

Firmas
Abogados
Visite nuestras áreas profesionales.
Colombia
Fiscal

Declaración de renta de las personas naturales en Colombia
23/04/2003

Desde hace varios años en Colombia, las personas naturales están obligadas a presentar declaración de renta sólo en el evento en que cumplieran con un límite mínimo de ingresos o patrimonio. Esto es, que hubieran obtenido ingresos durante el año fiscal de un determinado monto mínimo, o que su patrimonio bruto a fin de año excediera una determinada suma preestablecida por la ley.

Esta teoría tributaria tiene su sustento en el principio fiscal de la progresividad y la eficacia, complementados por el principio constitucional colombiano de la economía y la celeridad en las actuaciones administrativas.

Bajo el principio de la progresividad tributaria se busca que a medida que las personas tengan mayores ingresos contribuyan en mayor medida con las cargas del Estado mediante una mayor imposición. En tal sentido, los límites para declarar renta por parte de las personas naturales buscaban proteger a los colombianos de bajos ingresos eximiéndolos de presentar declaración de renta y gravaban a las personas de altos ingresos o patrimonio imponiéndoles la obligación de presentar esta declaración. Esto por cuanto el sistema tributario busca ser eficaz en el sentido de lograr el mayor recaudo al menor costo, aspecto que es complementado por el hecho de que las actuaciones administrativas colombianas deben ser lo más económicas posibles pero a la vez lo más ágil que las circunstancias lo permitan.

Mediante la exclusión de las personas de bajos ingresos de la obligación de presentar declaración de renta el Estado Colombiano tuvo un ahorro significativo derivado del seguimiento y fiscalización que implica investigar las declaraciones tributarias de las personas naturales de ingresos bajos, cuando muchas veces el costo administrativo de procesar estas declaraciones era mayor que el recaudo efectivo logrado. Por esta razón se buscó el mecanismo de los límites mínimos para que las personas declararan renta, con el propósito de que sólo aquellos contribuyentes de altos ingresos cumplieran con su obligación tributaria asegurándole al estado colombiano un recaudo mayor al costo administrativo que significa el procesamiento y fiscalización de estas declaraciones.

Mediante la Ley 788 de 2002, que introdujo cambios a la estructura del impuesto de renta en Colombia, se bajaron significativamente los límites de ingresos y patrimonio necesarios para que las personas cumplan con su obligación tributaria de presentar declaración de renta en Colombia.

En tal sentido, actualmente deben presentar declaración de renta las personas naturales que tengan ingresos superiores a los US$8.000 o que tengan un patrimonio superior a los USD$50.000. Los asalariados o trabajadores independientes que hayan tenido ingresos superiores a los US$21.000 o un patrimonio bruto superior a los US$50.000 deberán presentar igualmente su declaración de renta.

Dentro de este tema, es importante resaltar que otra de las modificaciones introducidas por la Ley 788 de 2002 hace referencia a la porción exenta de impuesto sobre la renta de los pagos laborales recibidos por los empleados. Antes de la vigencia de esta ley, el 30% de los pagos laborales recibidos por los empleados, donde se incluyen las bonificaciones, primas y comisiones, estaba exento del impuesto sobre la renta y se disminuía de la base de la retención en la fuente practicada por el empleador. La nueva ley tributaria disminuyó el porcentaje de esta exención al 20%, hecho que acompañado a la reducción del límite de los ingresos recibidos por los empleados obliga para este año gravable 2003 a muchos empleados a presentar declaración de renta por primera vez.

Sin embargo es bueno resaltar que esta modificación a las normas tributarias va enfocada a que muchas personas sean conscientes de la importancia del pago y presentación de su declaración tributaria aún cuando sean contribuyentes de bajos ingresos como una forma de solventar los gastos del estado y su inversión social.


Autor: Andrés S. Aya-Smitmans, Cavelier Abogados

WEB DISEÑADA POR smitione © COPYRIGHT TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS EDILEGAL S.L.