[ loading / cargando ]

;

Suscripción gratuita al Boletín

Buscar Noticias

Tendencia hacia el compliance de la salud en el trabajo

BLP
Costa Rica    14 de abril de 2021

Tendencia hacia el compliance de la salud en el trabajo

Buena parte de las normas sanitarias emitidas en 2020, están enfocadas en la protección de los empleados durante sus jornadas de trabajo. Por ello, uno de los aspectos que tomó más relevancia con el inicio de esta década, es la creciente atención al cumplimiento de normas de salud y seguridad en la empresa.

Desde inicios del 2020, las autoridades a nivel global han estado mucho más vigilantes al cumplimiento de las regulaciones de salud, por lo que han aumentado las inspecciones a las instalaciones de las empresas para verificar que los empleados se encuentren trabajando bajo condiciones adecuadas de salud y seguridad. A pesar de que estas inspecciones tienen como finalidad evitar la transmisión de enfermedades, una vez que los oficiales se encuentran en inspección, suelen auditar el cumplimiento de otras normas que son igualmente obligatorias.

En Costa Rica, las normas de protección a la salud y seguridad de los empleados hacen especial énfasis que las empresas sean diligentes en la prevención de riesgos en el trabajo. Por esa razón las empresas que consiguen demostrar la correcta implementación de un programa de compliance de salud y seguridad ocupacional, incluso cuando ocurren accidentes, logran evitar sanciones que pueden llegar hasta la cancelación de permisos y clausura de actividades.

Por otro lado, las empresas con procesos que velan por la seguridad de sus empleados suelen tener una mucho mejor imagen comercial y sufren menos incidentes que retrasan las operaciones.

Dentro de los principales elementos para contar con un programa de salud y seguridad ocupacional efectivo, encontramos:

La identificación de las normas de salud y seguridad que regulan cada uno de los procesos y las formas de cumplir con estas.
Comunicar los deberes de cumplimiento de modo que sean accesibles a todos los miembros de la organización.
Constante entrenamiento sobre conductas que aseguren el cumplimiento de las normas.
Establecer mecanismos de comunicación que favorezcan el reporte de irregularidades y oportunidades de mejora.
La constante verificación de cumplimiento, a través de procesos previamente definidos.
El compromiso hacia el cumplimiento por parte de todos los niveles de la organización.
Evaluación y actualización periódica de la normativa legal y demás estándares aplicables.
La posibilidad de verificar la aplicación del programa a través del tiempo.
 
Luis Palacios - Abogado & Consultor Ambiental
BLP 

 

Suscríbase a nuestro newsletter:

 

Nuestra presencia en redes sociales

  

  

  

  
 

  2018 - Todos los derechos reservados