[ loading / cargando ]

;

Suscripción gratuita al Boletín

Buscar Noticias

Desafíos de las condiciones laborales en el sector turístico desde el ámbito contractual, estacionalidad y hornadas del trabajo

DMK Abogados
República Dominicana    23 de septiembre de 2021

Desafíos de las condiciones laborales en el sector turístico desde el ámbito contractual, estacionalidad y hornadas del trabajo

Las empresas turísticas, principalmente los hoteles, deben rediseñar sus esquemas de gestión de los recursos humanos para fortalecer el trabajo en equipo, la concienciación y el lograr acuerdos sobre jornadas especiales, planteó socio gerente de DMK Abogados, el pasado presidente de Asociación de Hoteles y Turismo de la República Dominicana (ASONAHORES) y la Asociación de Hoteles y Turismo del Caribe (CHATA), Enrique De Marchena Kaluche.

El abogado experto en temas turísticos intervino en el encuentro de ASONAHORES para analizar el nuevo ambiente laboral en el sector turismo.

De Marchena elogió el constante esfuerzo de ASONAHORES durante el proceso de la pandemia para impulsar la recuperación del turismo; y destacó la labor realizada y las medidas adoptadas por el presidente Luis Abinader y los ministros David Collado (Turismo) y Luis Miguel Decamps (Trabajo) para devolver el dinamismo al sector.  

Con las medidas adoptadas por el Gobierno para toda la población dominicana como consecuencia de la pandemia global Covid-19 en marzo del 2020, los principales sectores económicos del país fueron duramente golpeados y uno de los más afectados resultó ser el sector de viajes y turismo.

La pandemia mundial obligó al país - de manera abrupta y sorpresiva - a lidiar con desafíos no solo inmediatos, por demás, urgentes. En el ámbito económico-laboral, algunos de ellos fueron y aun muchos son:

            •            Declaratoria de Estado de Emergencia.
            •            Paralización total-temporal de todas las operaciones.
            •            Cierre de fronteras – Cancelaciones de vuelos y reservas.
            •            Aplicación de toque de queda.
            •            Falta de pago por parte de los turoperadores causando un desequilibrio financiero, tratándose además de servicio ya prestados y no pagados.
            •            Desaparición de turoperadores.
            •            Cierre temporal y en algunos casos definitivo de hoteles y restaurantes, entre otros.
            •            Suspensiones forzosas de miles de contratos de trabajo.
            •            Suspensiones de mutuo acuerdo con los empleados.
            •            Pago de vacaciones.
            •            Reducción de personal.
            •            Terminaciones de contratos de trabajo, lo que fue de gran impacto para la sociedad civil y para el propio sector por el pasivo laboral que implicó.
            •            Dialogo con los sindicatos, no siempre propensos al mismo.

Aplicación de medidas económicas por parte de las empresas para apoyar a los empleados.

            •            Creación de mecanismos legales por parte del Estado para aplicar las suspensiones de contratos de trabajo y extender su período. Virtualidad-Sistema Sirla-Suspensiones en línea.
            •            Creación de medidas económicas por parte del Estado en apoyo "del empleo", con la creación del Programa FASE.
            •            Creación de medidas sanitarias y su modalidad rigurosa de aplicación.
            •            Teletrabajo – Alto Riesgo-Embarazadas-Envejecientes.
            •            Inducción a los trabajadores para la aplicación de las medidas sanitarias.
            •            Proceso de vacunación del personal.
            •            Reintegro equilibrado de personal suspendido ajustado a la necesidad de las operaciones.
            •            Aplicación forzosa de nuevas modalidades de mercadeo y venta de servicios. Reducción de precios-clientes nacionales.
            •            Suscripción de acuerdos de pago con proveedores de servicios y contratistas.
            •            Desaparición de proveedores de servicios y contratistas.
            •            Apertura lenta de las operaciones. 
            •            Demandas laborales y comerciales.

Podemos decir que esto es una radiografía, un repaso en breves palabras de los que han sido – y de los que aún son - los principales desafíos que enfrento y enfrenta aun el sector de viajes y turismo.

A los efectos del Covid, sumado a los esfuerzos para lograr que los turistas retomen la confianza de salir a disfrutar de unas vacaciones con prudencia y tomando las medidas sanitarias de rigor,  esa lenta apertura de las operaciones se le agrega el luchar con el tema de la estacionalidad; a lo que llamamos temporada baja -el tiempo de las vacas flacas-, en la que el sector enfrenta una merma en la visita de miles de turistas y en las tarifas que pagan creando un impacto económico, en estos momentos, adicional, en las operaciones y de sus empleados quienes también reducen sus ingresos.

Lo anterior nos ha llevado a recomendar a nuestros clientes en el sector, sobre todo de la hospitalidad, a que rediseñen e inicien un trabajo de concienciación con los empleados; de trabajo en equipo, esfuerzo en conjunto, aplicando de mutuo acuerdo jornadas especiales de trabajo, ya que en muchos hoteles, las ocupaciones solo se veían y aun se ven incrementadas más allá del punto de equilibrio, solo los fines de semanas, con la incorporación de turistas nacionales ya que la entrada de turistas extranjeros al país es aún limitada, debido a las restricciones de viajes de algunos de los principales mercados emisores para la Republica Dominicana, como es el caso de Canadá, Italia, Francia, Alemania, entre otros. En esta modalidad de ocupación no es necesario tener la planilla completa de los trabajadores los primeros días de la semana con los hoteles vacíos.  

Sin embargo, el sector se ha venido recuperando y la apuesta es a la temporada alta que se avecina, 2021-2022, en la cual el sector tiene puestas altas expectativas, un esfuerzo en conjunto empresa-empleomanía, ser eficientes, brindando siempre la confianza al turista y cumpliendo al 100% con las medidas sanitarias dispuestas por el Estado.

Según ForwardKeys, socio de datos de la CHTA, el Caribe superó a sus homólogos mundiales en términos de llegadas internacionales en julio de 2021 en relación con julio de 2019, experimentando un descenso general del 13,2 por ciento en comparación con otras regiones, que sufrieron pérdidas que oscilaron entre el 21 por ciento (América Central) y el 85,5 por ciento (Asia Pacífico). Las Islas Vírgenes de Estados Unidos y Puerto Rico fueron los destinos caribeños con mejor rendimiento, con un aumento de las llegadas del 106,3% y del 39,7%, respectivamente.
 

 

Suscríbase a nuestro newsletter:

 

Nuestra presencia en redes sociales

  

  

  

  
 

  2018 - Todos los derechos reservados